martes, 30 de marzo de 2010

Dos años

.




Dicen que un niño en sus primeros dos años tiene una taza de aprendizaje más alta que en cualquier otro momento de su vida.

En esos primeros dos años aprende palabras, empieza a mirar al mundo y a comprenderlo un poquito, empieza a poder seguir rutinas, lo básico, despertarse, comer, dormir. Identifica, nombra, reflexiona, gatea, agarra, juega, suelta, coquetea con extraños, se rie y llora. Llora mucho. También en esos dos años de se le desarrollan sus peores miedos y fobias de las que no necesariamente tendrá razón hasta mucho más adelante y que probablemente no podrá explicar con mucha lógica.


Dos años es también el tiempo que debe transcurrir para pasar de ser un Residente Temporario a ser un Residente Permanente. El pasar de ser el tipo que está, pero que no es mucho, que no tiene cuentas postpago, a quien Telecom no le da una línea fija, al que los bancos no le dejan sacar tarjetas de crédito, a ser el tipo que demostró constancia, que supo hacer una nueva vida en un país ajeno y que de a poco comienza a hacer su debut en sociedad con todas las de la ley.


Dos años cumple hoy este blog.

Releyendo la premisa en la que se basó en su primer post, no me extraña que cada vez escriba menos acá. Lo que antes me parecía extraordinario, ahora me parece cotidiano, cada vez salgo menos del circuito entre mi casa y mi trabajo y a pesar de que nunca nunca nunca salgo sin mi cámara, tengo suerte si tomo un par de fotos a la semana.

Soy residente permanente. Aunque esto técnicamente esté en trámites, lo soy (y ese post se los debo, pero principalmente me lo debo a mí).

Pasaron dos años. Aprendí a identificar, nombrar, pedir y comer en argentino, conozco mis calles, mis sitios, mi pana de la frutería, mi chinita de la lavandería, tengo mis rutinas, desarrollé mis fobias al pelo largo en hombres de más de 50 años y además me dieron tarjeta de crédito, así que estoy aprendiendo a endeudarme, el non plus ultra de la argentinidad ¿no?.


Dicho esto, y ya entre fellow permanent residents todos (porque los colaboradores -en espíritu- de este blog rondamos todos los dos años), paso a anunciar lo que debo anunciar: Querida Cristina, tal y como la conocimos, llega a su fin.


El puteo constructivo para una mejor Argentina, puede seguir, pero el blog ya no pretende ser un espacio en el que escriba periódicamente. No digo que no escribo más porque no veo por qué ponerme una restricción absurda a mi misma, pero, la esporadicidad de mis post últimamente indica que no se debe esperar demasiada frecuencia por estos lares (esto es con mis 14 seguidores fieles y con los detractores anónimos que me pelean, agradecidísima siempre de su paso por acá).

Así que como el año pasado, en el ánimo de la entrega de cuentas, me despido de este año y le doy las gracias a todos los que pasaron por acá, recordando los momentos finos de este año que pasó, todo lo bueno y lo malo y lo curioso de esta ciudad que sigue recibiéndonos aunque a veces nos la ponga difícil y las andanzas de nuestra Querida Cristina, cada vez más necesitada del puteo constructivo.

Esperemos que en serio todos estemos aprendiendo algo de todo esto que es nuestra vida en estos añitos complicados que nos tocó vivir.



*A manera de despedida y de ilustración y básicamente porque me provoca... fotitos sueltas de estos dos años para que tripeen :)
































14 comentarios:

KPi dijo...

:'(

Martín dijo...

:(
Me verás volver, lo sé.

Daniel Duque dijo...

Seguirás siendo Querida, Ana - Cristina.

Anónimo dijo...

y tambièn a los dos años ya caminas, y te lanzas a correr por el ancho, ancho mundo, ràpido y sin prisa. Es un paso acompañado de risas y complicidades, y yo siempre estarè allì o ashà para tì.

Te amo,


madresolohayuna

Túlio dijo...

Querida Cristina FOREVER!

La pelúa dijo...

:)

papusa! dijo...

MAXi ñeeeeeeeeee!!!
:'(

con lo que yo disfruto tu blog.
(y dije "disfruto" en presente-perfecto)
; )

Noemi dijo...

Voy a extrañarte !!! Soy tu fiel seguidora, aunque no te haya dejado comentarios...Ya habia notado que espaciabas tus cronicas... Te felicito por tu blog... Espero no nos niegues tu creatividad !!! ... Te dejo una cita, que me gusta mucho, del astronauta español Pedro Duque:" La tierra vista desde el espacio, no tiene fronteras" :( y :)

german dijo...

awww :(

Carmela dijo...

chicos acabo de descubrir este genial blog!
es genial!
saludos
Carmela

A-nah! dijo...

Kpi, Martín, Daniel, madre, Tuli, Its, Gabi y Ger... ¡gracias por la fidelidad! ¡lindo como siempre verlos por acá!

Noemí, gracias por animarte a comentar, lindas palabras y bueno, uno que otro postcito saldrá :)

Carmela, buenísimo... ¡bienvenida! Tienes dos años de entradas para curiosear!!!

Leila Macor dijo...

volvéeeeeee!

Cecilieaux dijo...

Te acabo de encontrar en el blog de Leila (debe haber una mafia bloguera venezolana)y ¿ya te vas?

Por si no volvés anoto coincidencias y divergencias.

Fui a Baires en diciembre después de bastantes años y no me dejo de espantar. El genio argentino para ir de Guatemala a guatepeor sigue invicto y olímpico. Cada vez que tocan lo que yo considero fondo ¡Zás! encuentran la manera de hacer que las cosas empeoren.

Comencé un blog en castellano para expresarlo (mi blog habitual es en inglés) y me putearon tanto que lo cerré con la conclusión de que los argentinos en la Argentina no tienen remedio.

Hasta ahí estamos de acuerdo.

No obstante, en el discurso contra Chávez, los Kirschner ... y por qué no Evo y Lula (y por supuesto Fidel), hay una ceguera histórica.

El proyecto socialdemocrático latinoamericano (del que excluyo a Fidel) responde a una realidad. La gente educada para el elitismo (de qué jactarse es otro asunto), como vos, yo, Leila y demás, no nos zafamos de nuestra responsabilidad con la sátira de las estupideces obvias de todo populismo.

He dicho.

Pero como dijo Leila: volvéeeeeee ...

A-nah! dijo...

¡Cecileaux!

Bienvenido y gracias por escribir.

Estoy totalmente de acuerdo contigo y me gusta mucho que te hayas animado a escribirme.

Y sí, no nos zafamos de nuestra responsabilidad, pero es una buena manera de drenar y no terminar echándonos de cabeza en algún rio (Guaire o de La Plata) ¿no?. Creo que la responsabilidad social y la queja como hobbie no son mutuamente excluyentes *-)

He dicho también.

Voy a curiosear tu blog y no prometo nada, pero tengo una anécdota que se merece un buen post.

Thanks again :)